Van Dyck, muy apreciado por sus retratos de nobles, admiraba a Tiziano y fue alumno de Rubens. Para representar a Carlos Luis, Conde Palatino del Rin (del que hizo otro retrato), escogió una pose de pie que contribuye a darle grandeza. Fue pintado durante su estancia en la corte de su tío, el Rey Carlos I de Inglaterra, a quien también retrató el mismo artista.

En la investigación que se llevó a cabo para esta exposición se confirmó la presencia de cochinilla en dos cuadros de Van Dyck pertenecientes a la misma colección. Uno es éste y el otro es Retrato de John Hamilton, Lord Belhaven and Stentan y su esposa Margaret; en ambos casos el colorante se encuentra en las telas rojas de la ropa y en las cortinas.