Van Gogh era un colorista de corazón y de alma. Los estudios técnicos y científicos en sus pinturas han identificado el uso frecuente de laca de cochinilla, el rojo mexicano en la paleta de este pintor holandés.