Una parte importante de la cochinilla está en el arte popular; huipiles, quesquémeles, sarapes, rebozos, fajas y otras prendas, conservan la memoria de este insecto a través de la tradición.