El interés por la grana cochinilla se extendió a lo largo de tres siglos. Un caso muy interesante es el de una investigación que reveló el empleo de cochinilla en todos los códices europeos analizados (salvo los del área maya).