El costo elevado de la grana cochinilla propició que tener indumentaria o mobiliario teñido con
este pigmento fuera un privilegio reservado a la élite, lo que enfatizaba la riqueza y la
importancia de sus propietarios.

En este espacio nos interesa examinar cómo esta situación se refleja en la pintura, tanto
europea como mexicana, para la representación de personajes acaudalados o de importancia
política, religiosa y social; por lo que se muestran ejemplos en los que se empleó este
prestigioso colorante produciendo una transferencia de valor, es decir, el uso de un pigmento
caro reafirmaba el estatus de los personajes pintados. En otras palabras, se requerían
pigmentos prestigiosos para representar a la gente prestigiosa.

En los ejemplos de pinturas de Virgen, Cristo, santos o de altos mandos de la Iglesia, su
importancia se enfatiza a través del colorido de los mantos y paños.