Por la abundancia y fertilidad del suelo, en nuestro país hay zonas propicias para la industria agropecuaria. Incentivar el cultivo y comercio de la grana cochinilla formó parte de ese proceso histórico que ahora le da el título de “El pigmento de Mexico”.