La grana cochinilla tuvo un destino excepcional, no sólo por utilizarlo en el arte y las artesanías, sino por otros usos –en la época prehispánica, servía, por ejemplo, de repelente–. La ciencia nos ayuda a conocer más allá de sus cualidades como colorante.