Museo del Palacio de Bellas Artes | RAICES RUSAS





EXPOSICIONES TEMPORALES

SECCIÓN INFANTIL
PUBLICACIONES
AMIGOS MPBA

RAÍCES RUSAS


La formación artística de Wassily Kandinsky no fue tradicional. Aunque su primer contacto con las artes data de su temprana infancia –periodo en el que recibió clases de chelo, piano y dibujo– no fue sino hasta 1985, a sus casi treinta años, cuando decidió abandonar lo que parecía una prometedora carrera en Derecho, para dedicarse de lleno al arte.


Con todo, durante sus años como estudiante de leyes, habría de realizar uno de los viajes más importantes para su formación artística, a la remota provincia de Vólogda. En 1889, y con el objetivo de documentar las culturas “primitivas” de la región, un joven Kandinsky habría de descubrir en la cultura Komi-Ziriana, un mundo de fuertes tradiciones espirituales con vibrantes colores como telón de fondo, no sólo provenientes de sus paisajes naturales, sino empleados en sus objetos y ambientes más cotidianos: casa, mobiliario, vestido. En su diario dejó registrado su asombro: “[Era] como si realmente hubiera cruzado un umbral y entrado en una pintura en la que podía moverme y caminar”. Dicha experiencia habría de marcar su obra en al menos dos sentidos: el uso de una paleta mucho más viva que la empleada hasta entonces por la tradición occidental, y una búsqueda constante por preservar el imaginario popular ruso.


El apego de Kandinsky por el arte tradicional ruso no sólo convertiría a la iconografía medieval en un motivo recurrente dentro de su obra, sino que sería la base simbólica de su abstracción pictórica.

VERSES WITHOUT WORDS

(POEMAS SIN PALABRAS)

VEDICIÓN E IMPRESIÓN,

STROGANOV ACADEMY, MOSCÚ

1903 - 1904

Xilografía 23.3 x 16.7 cm

THE STATE TRETYAKOV GALLERY

VER MÁS

El álbum de grabados en miniatura Poesies sans paroles (Poemas sin Palabras) está compuesto por quince grabados pegados en hojas de cartón gris y cocidas a mano, que fueron realizados por Kandinsky en Alemana en 1903, quien supervisó la impresión del álbum en los talleres de la Escuela de Bellas Artes de Stronganov.

En esta obra gráfica se reflejan las ideas de interpretación y de síntesis de diferentes artes, largamente extendidas a principios del siglo XX, que apasionaban a Kandinsky. El arte del grabado se consideró como el medio artístico para preservar las tradiciones artesanales, en oposición a la esterilidad mecánica de la producción industrial, por lo que tuvo un gran auge desde mediados del siglo XIX. La edición de Poemas sin palabras sigue dichos parámetros enteramente artesanales: la impresión a la plancha, el recorte de la hoja con el bloc de grabados en impresos separados, el cosido de las hojas, y al final el collage de las xilografías.

En el inventario de M. S. Bazykine, bibliófilo, coleccionista y anterior propietario de un ejemplar del álbum, se encuentra una inscripción en relación a la compra del álbum de Kandinsky el 4 de noviembre de 1921, a la venta en la subasta de libros organizada por la Sociedad Rusa de los Amigos del Libro, por el precio de 27 300 rublos. Allí se señala también un comentario concerniente al tiraje del álbum: “Impreso en 600 ejemplares”. El álbum es una rareza bibliográfica excepcional en relación con otras ediciones de la época.

MOONLIGHT NIGHT

(NOCHE DE LUNA)

1907

Xilografía en papel de color

21.4 x 19 cm

THE STATE TRETYAKOV GALLERY

VER MÁS

Algunos de los elementos que constituyen la composición de este grabado pertenecen a la serie de motivos que repite a lo largo de su obra, inclusive en sus periodos abstractos: en el fondo de la imagen, se observa una fantástica ciudad blanca con cúpulas doradas, erigida sobre un peñasco. Un monstruo emerge de las olas doradas con reflejos deslumbrantes, que puede ser el dragón de la leyenda de San Jorge. Sin embargo, la silueta borrosa del personaje y la carencia de detalles demuestran que la concepción de la obra gira en torno a las propiedades cromáticas y simbólicas más que a sus elementos figurativos. Predominan los temas de las visiones nocturnas y del delirio, que apelan al dominio del subconsciente.

La composición del grabado se apoya en la combinación de tres colores: azul, amarillo y verde. En sus trabajos teóricos posteriores Kandinsky explica la relación ente ellos, su lectura permite una mejor comprensión de la idea de esta obra:

“El color amarillo manifiesta dos movimientos: uno se acerca al espectador, el otro es excéntrico. […] Es un color que expresa una gran agudeza. Es por eso que su lugar con el triángulo se manifiesta. Por consiguiente, puede traducirse en un lenguaje cromático , con la más grande precisión, todo lo que sea agudo, inoportuno, impertinente, todo lo que sea impresionante, sobrecogedor, etc. El color azul tiene dos movimientos: uno que se aleja del observador y el otro que es concéntrico (como un caracol dentro de su concha). Así pues, está en total oposición al color amarillo. Los dos movimientos no son impetuosos pero tranquilamente invencibles… Las propiedades del azul y éstas del círculo son totalmente cercanas que su lugar interior no suscita ninguna duda… El azul y el amarillo dan el verde. Los dos pares de movimientos, el azul y el amarillo se anulan recíprocamente a primera vista. Los cuatro movimientos son paralizados pero no aniquilados. Sobreviene una igualdad y una calma ideales. Todos los fenómenos de calma se expresan en el color verde.”