Exposición: Tablada: promotor, crítico y coleccionista  

1 / 1
Utagawa Kunisada I, también conocido como Toyokuni III | Número 1 (Dai ichi)(detalle), de la serie “Murasakis de Edo, comparación de figuras” (“Edo murasaki sugata kurabe”), 1852 | Colección Biblioteca Nacional de México, UNAM

Tablada fue un ávido coleccionista a lo largo de su vida. Gracias a la biblioteca que reunió y a su colección de estampas japonesas, pudo manejar un importante cúmulo de información sobre Japón y su cultura. Por otro lado, su alta sensibilidad estética y su cercanía con artistas y escritores mexicanos, sobre todo en la primera mitad del siglo XX, lo colocaron como un punto de referencia en México para aquello referido a Japón. Sin embargo, hoy en día no se puede considerar a Tablada como un especialista en la materia; más bien un conocedor, un entusiasta de temas japoneses, cuya principal virtud y relevancia deben ubicarse en su papel como promotor del arte y la cultura japonesa en nuestro país. 

 

Es en esta faceta, en su relación con el arte japonés, que el poeta y crítico se merece una revaloración. No sólo por su interés en expandir a un público más amplio sus conocimientos sobre Japón, que divulgaba con frecuencia en numerosas publicaciones, sino también por lo que ese arte nipón y la experiencia japonesa concreta en la construcción de un Estado moderno, podía significar para un México enfrascado en definir su propio camino. 

Autor no identificado | José Juan Tablada en su estudio de Coyoacán, s.f. | Colección Archivo Gráfico José Juan Tablada, Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño. Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM

 

Toyohara Kunichika | El actor Nakamura Shikan como Ishikawa Goemon (Ishikawa Goemon, Nakamura Shikan), 1859 | Colección Biblioteca Nacional de México, UNAM

 

Pasajero 21. El Japón de Tablada