Exposición: Artistas japoneses 

Kitagawa Utamaro (1753-1806) 

Pintor, diseñador de estampas e ilustrador de libros de la segunda mitad del siglo XVIII. Es el artista más conocido de la llamada “edad de oro” de la estampa japonesa, sobre todo por sus diseños de mujeres bellas (bijin-ga), uno de los temas principales del ukiyo-e. Discípulo de Toriyama Sekien (1712-1788) es uno de los artistas más productivos del siglo XVIII. Hacia la década de 1870 estableció una alianza con el conocido editor Tsutaya Jūzaburō (1750-1797), junto con quien produjo varias de las obras y libros de mayor influencia para la historia del ukiyo-e. Su éxito con las estampas de mujeres bellas afectó profundamente la manera en que tanto contemporáneos como seguidores enfrentaron el género. En 1804 fue condenado a prisión domiciliaria por burlar la censura del gobierno shogunal. 

 

En torno al artista Tablada comentó: “El pintor galante que fijó los gestos y las expresiones más fascinadoras de las amantes profesionales”. 

Katsushika Hokusai (1760-1849)  

Hokusai es considerado el principal maestro de ukiyo-e del siglo XIX. Nació en la ciudad de Edo, su registro artístico en el mundo del ukiyo-e se movió con gran talento entre la pintura, la ilustración de libros y el diseño de estampas. Sus comienzos en el mundo de la estampa japonesa fueron como aprendiz de grabador, hasta que, a la edad de 18 años, comenzó a estudiar bajo la tutela del conocido ilustrador de estampas de actores del teatro kabuki, Katsukawa Shunshō (1726-1793). Fue un gran innovador y gustaba de experimentar en su trabajo con diferentes estilos. Varias de sus obras son mundialmente famosas, como por ejemplo la serie de estampas Las treinta y seis vistas del monte Fuji (Fūgaku sanjūrokkei, ca. 1831), de donde proviene La ola, y el libro en 15 volúmenes Bosquejos de Hokusai (Hokusai manga, primera edición en 1814), del que se exhiben dos ejemplares en esta muestra.

 

Desde el dios hasta el samurai,

desde la estrella hasta el bambú,

todo lo dibujó Hokusai en la "Manga" y en el "Gafū".

José Juan Tablada

Hasegawa Settan (1778-1843)  

Pintor de origen samurái de principios del siglo XIX. Nació y produjo su obra en la ciudad de Edo. Desde muy joven estudió en los talleres de la escuela Kanō. Fue también escultor y tallador de planchas de grabado, además de componer haikai para varios círculos de poesía. Su primer trabajo lo realizó en 1798 en un proyecto conjunto con Kitao Shigemasa y Katsushika Hokusai. En las últimas etapas de su vida trabajó como pintor oficial del clan samurái de Ogasawara. Su obra más conocida el día de hoy son las ilustraciones que realizó en 1834 para el conocido libro Guía ilustrada de lugares famosos de Edo (Edo meisho zue).

Utagawa Kunisada I (Toyokuni III) (1786-1864)  

Uno de los más prolíficos artistas del ukiyo-e. Fue un pintor, diseñador de estampas e ilustrador de libros y fue pupilo de Utagawa Toyokuni I (1769-1825). En 1807 produjo sus primeras ilustraciones para libros, y a partir de ese momento fue uno de los diseñadores más consagrados en la temática de actores del teatro kabuki. Se dice que produjo más de 25,000 diseños para estampas, además de un número igualmente grande de libros ilustrados. A pesar de que maestros como Hokusai y Hiroshige son más conocidos mundialmente, en su momento Kunisada fue el ilustrador con más reputación y exitoso de la ciudad de Edo.

Utagawa Hiroshige (1797-1858)  

Es quizás el diseñador de paisajes más conocido de la historia del ukiyo-e. Fue hijo de un bombero de Edo, estudió en el taller del artista Utagawa Toyohiro (1773-1828) en 1811. Sus primeras ilustraciones para libros datan del año 1818, época en la que incursionó en temáticas de actores del kabuki, guerreros (musha-e) y mujeres bellas. Bajo la influencia de Hokusai, en 1831, comenzó sus series de paisajes que lo lanzaron a la fama mundial, como lo fueron las Cincuenta y tres estaciones de la carretera del Tōkai (Tōkaidō gojūsan tsugi, 1833-34) y Cien vistas famosas de Edo (Meisho Edo hyakkei, 1856-59), entre otras. La obra de Hiroshige consolidó el género de paisaje en la estampa japonesa, y lo adaptó al gusto popular.

 

En torno a su obra Tablada mencionó: “Todos los prestigios, todas las virtudes, todas las maravillas de su pincel mágico, sirvieron a Hiroshige para engalanar a la ciudad amada”.

Utagawa Kuniyoshi (1798-1861) 

Otro de los artistas de ukiyo-e más renombrados de la primera mitad del siglo XIX. Pintor, diseñador de estampas e ilustrador de libros, fue primeramente entrenado como tintorero en el negocio familiar de su padre. Además de sus estudios en el taller de Toyokuni I, a partir de 1811, recibió instrucción también en las escuelas de pintura Tosa, Kanō y Maruyama-Shijō. A pesar de que en una primera etapa produjo un número importante de estampas de actores del kabuki y de mujeres bellas, convirtiéndolo en el principal rival comercial de Kunisada I, su salto a la fama se produjo en 1827 cuando publicó su serie Ciento ocho héroes del Suikoden popular, individualizados (Tsūzoku Suikoden gōketsu hyakuhachinin no hitori, 1827), provocando que la reciente temática de estampas de guerreros (musha-e) se popularizara enormemente.

Utagawa Kunisada II (1823-1880)  

Ilustrador de libros y de estampas ukiyo-e. Discípulo de Kunisada I. En un principio firmaba como Kunimasa III, hasta 1846 cuando se casó con la hija de Kunisada y adoptó el nombre de Kunisada II. Fue un artista muy competente que produjo estampas de temas tan variados como mujeres bellas, actores de kabuki, estampas de guerreros (musha-e) y paisajes, todos al estilo de su maestro Kunisada I. 

Utagawa Hiroshige II (1826-1869)  

Pintor e ilustrador de estampas ukiyo-e. Hijo de un bombero de la ciudad de Edo, fue pupilo e hijo adoptivo de Hiroshige I. Utilizó el nombre artístico Shigenobu hasta la muerte de Hiroshige en 1858, cuando cambió a Hiroshige II. Se dedicó, sobre todo, a diseñar ukiyo-e con temas vinculados a los lugares famosos de Edo y de otras partes del país, así como algunas estampas de pájaros y flores (kachō-ga). 

Toyohara Kunichika (1835-1900) 

Diseñador de estampas ukiyo-e. Hijo de un dueño de baños públicos, desde muy joven estudió en el taller de Utagawa Kunisada, donde durante algún tiempo produjo ilustraciones para libros. Su producción se concentra en estampas de actores del teatro kabuki, aunque también incursionó en otros temas del ukiyo-e. Fue muy famoso por sus series de retratos de actores con rostros muy expresivos, y trípticos de lujo donde representaba algunos de los actores de kabuki más notorios del momento. La popularidad de su obra competía con otros artistas famosos de la segunda mitad del siglo XIX.

Toyohara Chikanobu (1838-1912) 

Pintor e ilustrador de estampas ukiyo-e. También conocido como Yōshūo Hashimoto Chikanobu, fue discípulo de Kunichika. Nació en el seno de una familia samurái, estudió pintura en la escuela Kanō y posteriormente emigró a Edo donde trabajó con ilustradores de la escuela Utagawa como Kuniyoshi, Kunisada y Kunichika. Sobre la década de 1880 se estableció con temas vinculados a usos y costumbres, así como trípticos de miembros de la corte imperial. Se le reconoce por sus estampas de mujeres bellas (bijin-ga), pero incursionó también con ilustraciones de la guerra chino - japonesa (1894-95) y algunas estampas de actores del teatro kabuki (yakusha-e).

Utagawa Hiroshige III (1842-1894) 

Ilustrador de libros y de estampas ukiyo-e de la escuela Utagawa. Fue hijo de un constructor de barcos de Edo, y discípulo de Hiroshige I, aunque, con la muerte del maestro en 1858, continuó sus estudios con Hiroshige II. Un número importante de sus estampas se dedican a reproducir la vida cambiante de la ciudad de Tokio, así como los nuevos edificios, tecnología y costumbres occidentales que se importaron a partir de la Restauración Meiji de 1868. 

Watanabe Shotei (Seitei) (1852-1918)  

Pintor y grabador de estilo neo-tradicional. Fue discípulo de Kikuchi Yōsai (1788-1878), y uno de los primeros artistas japoneses en viajar a Europa. En su obra muy frecuentemente articula elementos de los modos de representación de occidente, con técnicas de pintura características de la escuela de Yōsai. Fue también activo en el diseño para cerámica y esmaltes, así como editor de la revista El mundo del arte (Bijutsu no sekai), una de las primeras publicaciones periódicas japonesas de arte. 

Okura Koto (¿?-1912)  

Pintor e ilustrador de ukiyo-e de fines del siglo XIX; fue discípulo del pintor Ogata Gekkō. Su padre, Ōkura Hanbei, fue un conocido escultor. Se dedicó sobre todo a los temas de las mujeres bellas (bijin-ga), y a las estampas de guerra, por las que fue más conocido. En 1894 ganó el segundo lugar del concurso de la Asociación de Jóvenes Pintores de Japón. Produjo un número importante de estampas con el tema de la guerra ruso - japonesa. 

Utagawa (Baido) Kokunimasa (1874-1944)  

Diseñador de estampas ukiyo-e, activo en la ciudad de Tokio. Hijo de Utagawa Kunimasa IV, fue conocido por sus estampas de actores del teatro kabuki, así como por juegos de mesa ilustrados. A la par de estos temas, Kokunimasa es hoy también representativo por ilustrar eventos de la historia moderna de Japón como lo fueron la guerra chino  japonesa (1894-95), la guerra ruso - japonesa (1904-05), y el tsunami que, en junio de 1896, golpeó la costa noreste de Japón. 

Furuya Korin (1875-1910)  

Diseñador japonés de fines del siglo XIX y principios del XX. Estudió en Kioto con el conocido artista e ilustrador Kamisaka Sekka, originario de esta ciudad. Participó en varias exhibiciones de diseño moderno, en las que frecuentemente recibió premios. En las últimas etapas de su carrera, fue profesor de la Escuela de Artes y Diseño de Kioto. También es considerado de los primeros exponentes del diseño moderno japonés que toma como base los trabajos de la escuela Rinpa del siglo XVII. Produjo numerosos libros ilustrados con sus diseños. 

Yamada Naosaburo (1892- ¿?)  

Fundador de la casa editorial Unsōdō, creada en 1891 y ubicada en el barrio de Teramachi de la ciudad de Kioto. Un volumen importante de la producción de libros ilustrados publicados por la casa editorial de Yamada estaban dedicados a patrones de diseño para textiles y cerámica. Colaboró con importantes diseñadores y artistas de fines del siglo XIX y principios del XX, como lo fue Kamisaka Sekka. Se relacionó con artistas de los diferentes movimientos gráficos que caracterizaron al Japón moderno. Sus publicaciones son muy estimadas por la alta calidad técnica que poseían. 

Pasajero 21. El Japón de Tablada