André Derain (Chatou, 1880 – Garches, 1954) | Les grandes baigneuses [Las grandes bañistas] [detalle], 1908 | Colección particular | © André Derain/SOMAAP/2020 | © Foto: Pinacothèque de Paris / Fabrice Gousset

Después de Cézanne

 

La muerte del pintor francés Paul Cézanne en 1906 marcó la transición del arte moderno del siglo XIX al XX. La nueva generación de artistas —que incluía a Pablo Picasso, Georges Braque y Henri Matisse— reconoció en Cézanne al maestro clave para continuar el ejercicio de la pintura como investigación de la naturaleza mediante el estudio de la geometría. Frutos de este interés fueron el cubismo y las derivaciones compositivas basadas en los motivos desarrollados por el propio Cézanne en sus retratos, naturalezas muertas, paisajes, caseríos, cuadros de bañistas y de bebedores, que serían especialmente revividos al término de la Primera Guerra Mundial con el llamado “Retorno al orden”. Esta reacción contra los excesos de las vanguardias y hacia la búsqueda de un clasicismo moderno se expresó en diversas formas. Entre otros, los pintores André Derain, Moise Kisling, Suzanne Valadon, René Durey y Henri Hayden son puntas de lanza de este “cezannismo”, ampliamente representado en la Colección Jonas Netter.

Suzanne Valadon (Bessines, 1865 – París, 1938) | Deux nus après le bain [Dos desnudos después del baño], 1916 | Colección particular | © Suzanne Valadon/SOMAAP/2020 © Foto: Pinacothèque de Paris / Fabrice Gousset

___

Cézannismo y clasicismo en la obra de Modigliani, Zárraga y Rivera  | Conferencia impartida por la Dra. Sandra Zetina, Investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM

Después de Cézanne | El París de Modigliani y sus Contemporáneos

No puedes copiar el contenido de esta pagina