Modernismo y mexicanidad

Durante la década de 1910, los artistas en México poseían tanto un espíritu cosmopolita como un sentido de pertenencia nacional. No obstante, esto no representó una contradicción. El gobierno de Díaz había impulsado los vínculos con Europa para definir a México como una nación moderna. Como parte de este esfuerzo, varios artistas fueron a estudiar a Madrid, Roma y París para que al regresar, implementaran los estilos más innovadores.

Sin embargo, para los artistas mexicanos, el modernismo no se trató solamente de ir acorde con el postimpresionismo internacional, el art nouveau o el cubismo. Los artistas estaban más interesados en la creación de una estética con un carácter distintivamente mexicano -una cualidad esencial de mexicanidad- basado en la historia, las tradiciones y la identidad nacional. Así, las fuentes y los símbolos de la llamada mexicanidad fueron diversos. Uno de ellos fue el entorno natural del país, en especial sus paisajes de valles y volcanes. Otra fuente provenía del legado de la cultura nacional, que incluía tanto el imaginario de las civilizaciones indígenas antes de la conquista española en 1519, como la visualización del México indígena que formó parte de la retórica del régimen posrevolucionario.

1910

La Revolución mexicana comenzó en noviembre con insurrecciones en contra del régimen de Porfirio Díaz. Entre los personajes revolucionarios centrales figuraron: Francisco I. Madero, un hacendado que hizo campaña en pro de la democracia y fue elegido presidente en noviembre de 1911; Francisco (“Pancho”) Villa, líder de las fuerzas en el norte rural del país y Emiliano Zapata quien dirigió una revuelta popular en el sur.

1911

En noviembre Madero fue electo presidente de México.

1913

En febrero el presidente Madero fue destituido por un golpe de Estado, encarcelado y asesinado junto con el vicepresidente José María Pino Suárez. Este periodo -conocido como la Decena Trágica- de intensa lucha en la Ciudad de México culminó con la muerte de muchos civiles.

ESe fundaron las Escuelas de Pintura al Aire Libre, bajo la iniciativa de Alfredo Ramos Martínez.

1920

El 1° de diciembre Álvaro Obregón asumió el cargo de presidente. La etapa armada de la Revolución llegó a su fin y se inició el periodo de la reconstrucción nacional.

Dirección

Museo del Palacio de Bellas Artes

Eje central Lázaro Cárdenas esquina con avenida Juárez s/n

Teléfono: +52(55)10 00 46 22 ext. 2132/2112
+52(55)12 66 54 ext.6341

Correo Electrónico

mpba.informes@inba.gob.mx

Horario

Martes a domingo 10:00 a 18:00 h

Costo general

$60.00 pesos

Descuentos

Estudiantes, maestros, INAPAM, empleados de Secretaría de Cultura e INBA

(Todos con credencial vigente) Entrada libre

Domingos entrada libre

VISITAS GUIADAS

13:00 y 15:00 h

*Sujetas a disponibilidad de sala

TIENDA DEL MUSEO

Ubicada en primer piso