REVOLUCIONES Y REVELACIONES

[NÚCLEO 10]

Los ensayos de Octavio Paz consagrados al arte del siglo XX mexicano pueden dividirse en dos etapas: el Muralismo mexicano y la Generación de la ruptura, así como los artistas clasificados por él mismo como "solitarios e independientes". En sus textos sobre la obra de José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros confluyen el crítico de arte, el historiador y el analista político; ámbitos que él siempre distinguió. Paz escribió polémicos e indispensables ensayos sobre la obra de Orozco, Rivera y Siqueiros representada en la muestra por los murales integrados a la suntuosa arquitectura del octogenario Palacio de Bellas Artes.

"Como siempre ocurre en la historia del arte, esa ruptura fue también, a su manera, una continuidad. ¿Por qué hubo esa ruptura? Un estilo termina siempre por devorarse a sí mismo. Repetir a Orozco hubiera sido una insoportable mistificación, el nacionalismo de Rivera tendía a convertirse en mera decoración y superficie pintoresca, el dogmatismo de Siqueiros implicaba un inaceptable sometimiento de la libre inspiración de los artistas a la estética del llamado realismo socialista que nunca fue muy realista, ni tampoco socialista", afirma Paz.

En la Sala Justino Fernández se exhiben obras de los artistas mexicanos de la segunda mitad del siglo XX en diálogo con algunos extranjeros sobre los que también escribió Octavio Paz. Esta reunión de artistas puede considerarse una expresión de afectos y gustos, correspondencias y ecos que sedujeron la mirada del autor de Los privilegios de la vista.

[SELECCIÓN DE OBRAS]

Anónimo

Cascabel de serpiente

Cascabel de serpiente
Anónimo

[FOTOGRAFÍAS DE SALA]