Modelo escorzado boca abajo. Serie de poses dirigidas por Siqueiros para la realización de diversos murales y pinturas de caballete

La musculatura de Víctor Arrevillaga permitió que Leo Matiz realizara claroscuros a partir de las posiciones solicitadas por Siqueiros. Estas fotografías tomadas en el estudio de Matiz fueron utilizadas por Siqueiros para obras como El colgado (1946), Estudio de desnudo para las figuras de fondo del mural Patricios y patricidas (1947) y Nuestra imagen actual (1947).