Museo del Palacio de Bellas Artes | LOS MURALISTAS 04





EXPOSICIONES TEMPORALES

SECCIÓN INFANTIL
PUBLICACIONES
AMIGOS MPBA

RUFINO TAMAYO (1899-1991)


NACIMIENTO DE NUESTRA NACIONALIDAD, 1952

MÉXICO DE HOY, 1953


Rufino del Carmen Arellanes Tamayo nació en Oaxaca el 25 de agosto de 1899. A los 12 años quedó huérfano por lo que su instrucción quedo a cargo de sus tías, quienes en 1911 se trasladaron con Rufino a la Ciudad de México. Inició a estudiar contabilidad, pero a los 16 años abandonó sus clases para ingresar dos años después a la Escuela Nacional de Bellas Artes.


Fue jefe del departamento de Dibujo Etnográfico del Museo Nacional de Arqueología, en donde cultivó su interés por el arte precolombino. Su obra temprana se caracterizó por la experimentación con corrientes artísticas europeas como el impresionismo y el cubismo. En sus primeras piezas se comenzó a alejar de las representaciones políticas por lo que fue segregado del muralismo mexicano.


Durante algunos años residió en Nueva York donde realizó sus primeras exposiciones individuales en 1926, y a su regreso a México fue nombrado director del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública. Durante los años cuarenta Tamayo evocó su obra al color y a lo que él llamó “realismo poético”. En 1948 se le realizó una exposición retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes, donde pintó entre 1952 y 1953 dos murales para este recinto; Nacimiento de nuestra nacionalidad y México de hoy.


Sus murales son el resultado de una búsqueda con miras a crear un nuevo tipo de pintura mural. En palabras del propio artista: “Este nuevo tipo de pintura que yo pienso originar en México deberá responder a una aspiración de fondo, a una expresión profunda de los caracteres de nuestra raza que la haga mexicana por esencia...”. Su trabajo fue exhibido en tres continentes a lo largo de su vida.


Gestionó la carrera de artistas de su estado natal y, junto con su esposa Olga, abrió el Museo Tamayo. El artista falleció en la Ciudad de México el 24 de junio de 1991.

Lola Álvarez Bravo (1903-1993) | Retrato de Rufino Tamayo, 1950 | Plata / gelatina | 20.5 x 24.5 cm | Museo Tamayo Arte Contemporáneo, INBA | © 1995 Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation

Lola Álvarez Bravo (1903-1993) | Retrato de Rufino Tamayo, 1950 | Plata / gelatina | 20.5 x 24.5 cm | Museo Tamayo Arte Contemporáneo, INBA | © 1995 Center for Creative Photography, The University of Arizona Foundation

RUFINO TAMAYO (1899-1991)


NACIMIENTO DE NUESTRA NACIONALIDAD, 1952

MÉXICO DE HOY, 1953


Rufino del Carmen Arellanes Tamayo nació en Oaxaca el 25 de agosto de 1899. A los 12 años quedó huérfano por lo que su instrucción quedo a cargo de sus tías, quienes en 1911 se trasladaron con Rufino a la Ciudad de México. Inició a estudiar contabilidad, pero a los 16 años abandonó sus clases para ingresar dos años después a la Escuela Nacional de Bellas Artes.


Fue jefe del departamento de Dibujo Etnográfico del Museo Nacional de Arqueología, en donde cultivó su interés por el arte precolombino. Su obra temprana se caracterizó por la experimentación con corrientes artísticas europeas como el impresionismo y el cubismo. En sus primeras piezas se comenzó a alejar de las representaciones políticas por lo que fue segregado del muralismo mexicano.


Durante algunos años residió en Nueva York donde realizó sus primeras exposiciones individuales en 1926, y a su regreso a México fue nombrado director del Departamento de Artes Plásticas de la Secretaría de Educación Pública. Durante los años cuarenta Tamayo evocó su obra al color y a lo que él llamó “realismo poético”. En 1948 se le realizó una exposición retrospectiva en el Palacio de Bellas Artes, donde pintó entre 1952 y 1953 dos murales para este recinto; Nacimiento de nuestra nacionalidad y México de hoy.


Sus murales son el resultado de una búsqueda con miras a crear un nuevo tipo de pintura mural. En palabras del propio artista: “Este nuevo tipo de pintura que yo pienso originar en México deberá responder a una aspiración de fondo, a una expresión profunda de los caracteres de nuestra raza que la haga mexicana por esencia...”. Su trabajo fue exhibido en tres continentes a lo largo de su vida.


Gestionó la carrera de artistas de su estado natal y, junto con su esposa Olga, abrió el Museo Tamayo. El artista falleció en la Ciudad de México el 24 de junio de 1991.