Horario del museo: Martes a Domingo de 10h a 18h

Conoce una obra: Estela de Tlaltecuhtli

Tlaltecuhtli era una deidad del culto mexica, creada por los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, quienes la bajaron del cielo cuando era un reptil llamado Cipactli.

Los dioses se transformaron en serpientes y ambos la tomaron de la mano y del pie, pero la apretaron tanto que se partió a la mitad. Por este motivo es un personaje en el que encontramos la dualidad.

Se le consideraba una criatura monstruosa, representado con un cuerpo humano, garras de animal y cabeza de caimán.

Por otro lado, también se le conocía como la diosa de la tierra, quien se encargaba de devorar los cadáveres, se alimentaba de la carne y la sangre humana ofrecida en sacrificio. El cabello de Tlaltecuhtli, su símbolo más representativo, es rizado o ensortijado y está asociado a los dioses de la tierra y del inframundo, igual que los arácnidos que en ocasiones se pasean por su cabellera.

Tanto en su advocación femenina como masculina se le personificaba en posición de parto y con las fauces abiertas. Se decía que esta deidad híbrida se tragaba al sol al caer la tarde, y lo daba a luz al amanecer.

Puedes conocer a Tlaltecuhtli en el Museo de Templo Mayor, pero también está presente en el Museo del Palacio de Bellas Artes, en la exposición Híbridos. El cuerpo como imaginario.

Lápida de Tlaltecutli
Autor no identificado
Escultura en bajorrelieve, piedra verde
86.5 x 57 x 26 cm.
Museo Nacional de Antropología, Secretaría de Cultura, INAH