Vsévolod Meyerhold

El actor queda totalmente solo,Frente a frente con el espectador. A partir de la fricción de estos dos elementos, la creatividad del actor y la imaginación del espectador, una chispeante llama se enciende.

Meyerhold

1. Primeros años

Karl Kazimir Theodor Meyerhold –más tarde rebautizado como Vsévolod, durante su conversión al cristianismo ortodoxo–, nació el 9 de febrero de 1874 en Penza cerca de Moscú, dentro de una familia de inmigrantes alemanes. Intentó estudiar leyes y más tarde música pero se decantó finalmente por la carrera de estudios teatrales en la Academia de Artes Dramáticas de Moscú. Ahí estudió con el escritor y director teatral Nemiróvich-Dánchenko. Bajo su protección y la de Stanislavski, Meyerhold logró entrar al Teatro de Moscú en 1898, donde desempeñó distintos papeles principales, notablemente, el del joven Trieplov en La gaviota de Chéjov. De 1907 a 1917, ocupó el cargo de director de los Teatros Imperiales Rusos donde decidió incluir junto a los autores consagrados, obras de escritores contemporáneos como el poeta simbolista Alexander Blok.

2. Madurez

En 1918, entusiasmado por las ideas de la revolución, Meyerhold se adhirió a las filas del partido bolchevique. Fue asignado entonces jefe de la división teatral del Narkompros (Ministerio de Educación) donde buscó replicar la revolución en el terreno de las artes dramáticas asaltando “los bastiones de los teatros obsoletos y privilegiados de la Academia”. Con ese objetivo, Meyerhold estableció una larga relación colaborativa con Maiakovski de quien representará la sátira Misterio Bufo (1918), La chinche (1929), con diseños de Alexandr Ródchenko y música de Dmtri Shostakovich y, finalmente, El baño (1930). Trabajó también con Liubov Popova en la puesta La muerte de Tarelkin de 1922.

En 1921 fundó un laboratorio de técnica teatral, del que participaron Serguéi Eisenstein y Z. Raij que más tarde sería miembros fundadores del Teatro Meyerhold. Durante estos años, buscaba actores sin formación profesional para desarrollar su teoría sobre la Biomecánica que ponía el acento de la actuación en los aspectos mínimos del movimiento corporal, desprovistos de todo tipo de rasgos externos: “Si otras artes tienen diferentes medios, el medio del actor es él mismo: su rostro, su cuerpo; cada movimiento es un jeroglífico con un significado particular”.

3. Muerte y legado

En 1923 durante el estreno de la obra La tierra sublevada, Meyerhold incluyó un parlamento en el que Trotski, que formaba parte de la audiencia, debía abandonar su butaca para, desde el escenario, arengar personalmente al público. El truco tuvo un efecto positivo en la audiencia, pero durante la década siguiente, a partir de 1930, Meyerhold habría de ser perseguido por el partido como un aliado de Trotski y un enemigo del régimen de Stalin. En 1938 su teatro fue clausurado y un año más tarde, el propio Meyerhold, encarcelado. Antes de ser fusilado el 2 de febrero de 1940, Meyerhold le dirigió una carta al presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, Viacheslav Molotov, para explicar las condiciones de su tortura y encierro: “He sido golpeado con un palo, yo un anciano de 60 años; aquí dejo mi confesión: jamás fui un espía, jamás me uní a las filas trotskistas…”.

Citas de: Robert Leach, Vsevolod Meyerhold, Cambridge University Press, 1989
“Petition to the President of the People’s Commisar of the USSR”, Marjorie Hoover (trad),
en Theater 28:2 (invierno, 1998), pp 27-33.