Vladímir Tatlin

La investigación de la materia, volumen y construcción, hizo posible que en 1918, combináramos materiales como el hierro y el vidrio… comparables a la severidad del mármol de los antiguos.

Tatlin, 1920

1. Primeros años

Vladímir Tatlin nació en Moscú, en el año de 1885. En 1898 trabajó en distintas embarcaciones y navegó a Egipto, Turquía, Siria y Libia. De 1902 a 1903, estudió con Valentin Serov y Konstantín Korovin en la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú. Después de abrir un estudio en esa ciudad, entró en contacto con el círculo de poetas futuristas en torno a la figura de Maiakovski para quien ilustró algunos de sus poemarios. Miembro de la Unión de la Juventud, participó en exposiciones colectivas, entre ellas 0.10 última exposición futurista (1915), a partir de la cual surgirá su enfrentamiento y rivalidad con Kazimir Malévich. En 1914 visitó el estudio de Picasso, influencia decisiva tanto en su aproximación cubista del lienzo (Autorretrato, 1912) como en la utilización de materiales ‘reciclados’ para sus esculturas tridimensionales conocidas como contra relieves (Contra relieve de esquina, 1914). En 1917 junto a Alexandr Ródchenko y Georgui Yakulo trabajó en el diseño del Café Pittoresque, en Moscú.

2. Madurez

Durante los años de la revolución, Tatlin ocupó distintos puestos en la estructura del IZO (Departamento de Arte del Estado) y enseñó en los talleres libres conocidos como VKhUTEMAS. De esta época datan sus incursiones en el campo del diseño de objetos como tazas, sillas, teteras, ropa e incluso un calentador pensado para ahorrar combustible, particularmente útil durante los tiempos de escasez de la revolución. De 1919 a 1920 trabajó en El Monumento a la Tercera Internacional, proyecto arquitectónico de un edificio que habría de alojar distintos organismos del Komintern, mediante un diseño que resolvía “uno de los problemas culturales más complejos: una forma utilitaria aparece como una forma puramente creativa; los teóricos de movimiento obrero del Komintern han buscado por mucho tiempo un modelo para la cultura socialista: helo aquí; sostenemos que se trata de la primera forma artística revolucionaria.” En 1923, montó una representación con el poema dramático Zangezi de V. Jlébnikov, para el que diseñó el vestuario y los decorados. A partir de 1930 trabajó en su Letatlin, traje mecánico inspirado en los experimentos de Da Vinci en el campo del vuelo humano pero con claros fines productivistas: permitir a los ciudadanos rusos un desplazamiento veloz y libre de contaminación ambiental.

3. Muerte y legado

En 1933, tras ser acusado de formalismo, Tatlin se retrajo hacia la pintura figurativa y el diseño editorial. Durante la década de 1940, sobrevivirá mediante distintos trabajos para el Estado, entre ellos el diseño de libros de texto para la red de universidades moscovitas. Murió por envenenamiento en Moscú, en 1953.

Citas de: “The Monument to the Third International”, Christina Lodder (trad), en Art in Theory, 1900-1990: An Anthology of Changing Ideas, Charles Harrison and Paul Wood (ed.), 1992, pp 311-315.