DIBUJOS ERÓTICOS SERGUÉI EINSEINSTEIN | Sala Paul Westheim (Planta baja)

Me atrae el hombre presente a través del ritmo de sus sentimientos vitales. En eso consiste la construcción de la obra.

Serguéi Eisenstein

Los Dibujos eróticos de Eisenstein, figura central de la cinematografía vanguardista, son exploraciones sobre la sexualidad y su gran impacto en la consciencia del individuo. Los dibujos, pertenecientes al acervo del Museo Estatal Hermitage, son materia de indagación personal, plenos de connotaciones psicológicas que invariablemente albergan cierta extrañeza respecto de la naturaleza humana. Estas obras están marcadas por fantasías explícitas que contienen escenas de necrofilia, homosexualidad, sexo en grupo y desmembramientos.

Casi todos los dibujos, iniciados durante su estancia en México en 1931, para la filmación de ¡Qué viva México!, integran cuadernos y álbumes, de los que forman parte papeles de todo tipo, en ocasiones con el membrete de establecimientos públicos. Su elaboración no debe verse como un entretenimiento, sino como una profunda vertiente creativa del autor del Acorazado Potempkin. Para Eiseinstein, se trata de obras que sacuden la rigidez de la moral conservadora en las que están presentes la violencia, la profanación, el sadismo y la muerte; en ellas hay modelos y arquetipos que remiten a la dualidad Eros y Tánatos, utilizados eficazmente para equiparar el trance religioso con el éxtasis sexual. De allí la característica blasfema, erotómana y mística de Einsenstein que representa, en palabras de Anita Brenner, “una brusca irrupción de la línea transversa de la bisexualidad”.

Varios de los dibujos están concebidos en ciclos, como el caso de “El muchacho de tres piernas”, donde la trama se reduce a las posibilidades de utilizar la tercera pierna sobrante para la realización del placer total. La secuencia de estas series remite indudablemente a la lógica de la cinematografía.

Eisenstein produjo una constelación de imágenes provocadoras-evocadoras que no han perdido un ápice de su fuerza punzante.