Menú
Síguenos

Núcleo 2

Los caudillos y la imagen.
1911 – 1920

Los caudillos lo sabían: la fotografía y el cine eran los grandes medios para divulgar su propia imagen, sus acciones y sus políticas. No en vano había fotógrafos que trabajaban junto a tal líder, en tal facción o frente a un hecho preciso. Y todos posaban: al lado de su Estado Mayor, de manera improvisada, en un elegante estudio o asumiendo que podían sentarse en la silla presidencial. Sabían que la fotografía los haría perdurar y así fue, prevalecieron como iconos de la historia de un país. Al fotógrafo nunca se le vio como una presencia ajena, por el contrario podría decirse, era parte de la tropa: acompañante obligado. La cámara siempre construía presencias antes que acabarlas y gracias a la pose, al retrato, a la vanidad del guerrero, es que hoy conocemos a las efigies participantes de una historia nacional que desfila a través de las miradas de los fotógrafos en imágenes que se volverían multirreproducibles, y en donde se veía lo mismo al gran líder del porfirismo que a los caudillos surgidos en la Revolución.

 

Obras del Núcleo


Foto Art Noveau Franco Mancera, 1913



Plata sobre gelatina. Impresión de época
9.7 x 6 cm.
Colección David Torrez
Cortesía Galería López Quiroga

 

Obras del Núcleo


Agustín Jiménez (Padre) Zapatistas, 1913


Plata sobre gelatina. Impresión de época
7.5 x 10.2 cm.
Archivo Agustín Jiménez. Colección María Jiménez

 

Obras del Núcleo


H. J. Gutiérrez General Emiliano Zapata, s/f


Plata sobre gelatina. Impresión de época
18.7 x 22.8 cm.
Archivo Agustín Jiménez. Colección María Jiménez

 

Obras del Núcleo


Agustín Jiménez (Padre) Madero de perfil, ca. 1912


Plata sobre gelatina. Impresión contemporánea
20.32 x 25.4 cm
Archivo Agustín Jiménez. Colección María Jiménez

 
Fotografías de la sala