Menú
Síguenos

Núcleo 4

El compromiso militante

Como casi todos sus amigos surrealistas, Cartier-Bresson compartía muchas de las posturas políticas de los comunistas: un anticolonialismo implacable, un compromiso sin fisuras con los republicanos españoles y la profunda convicción de la necesidad de «cambiar la vida». Tras los violentos disturbios organizados en febrero de 1934 en París por las ligas de extrema derecha, que en ese momento se interpretan como una señal del riesgo de ascenso de los fascismos europeos en Francia, su compromiso político se hace más palpable. En esa época firma varios panfletos de «llamamiento a la lucha» y a la «unidad de acción» de las fuerzas de izquierdas. Durante sus viajes a México y Estados Unidos, en 1934-1935, la mayor parte de las personas con quienes mantiene relación están muy comprometidas con la lucha revolucionaria. A su regreso a París en 1936, se radicaliza: participa asiduamente en las actividades de la Association des Écrivains et Artistes Révolutionnaires (AEAR) [Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios] y comienza a trabajar para la prensa comunista.

 

Obras del Núcleo


México, 1934


Plata sobre gelatina, copia de epoca realizada por el autor
16.7 x 24.7 cm
Colección Fondation Henri Cartier-Bresson, París

 

Obras del Núcleo


Domingo a orillas del Sena, Francia, 1938


Plata sobre gelatina, copia de 1946
22.8 x 32.2cm
Colección Fondation Henri Cartier-Bresson, París

 
Fotografías de la sala
 
 
Fotografías de la sala
 
 

Ubicación del Núcleo

Sala Nacional

Primer Piso

Descarga