Menú
Síguenos

Núcleo 2

Signos Ascendentes

La obra fotográfica de Henri Cartier-Bresson es el resultado de una clara predisposición artística, un aprendizaje perseverante, algo del espíritu de su tiempo, aspiraciones personales y numerosos encuentros. Su carrera artística comienza desde 1920, como aficionado a la pintura y la fotografía, y se fue desarrollando a partir de algunos momentos claves como el viaje a África en 1930-1931. Su obra revela la huella de su amor por el arte, de las horas pasadas leyendo o mirando cuadros en los museos. Su estilo quedó profundamente marcado por la enseñanza del cubista André Lhote y el trato con sus amigos norteamericanos, sobre todo el fotógrafo Julien Levy, con quien se inicio en los placeres de la composición, pero también Peter y Gretchen Powell, Harry y Caresse Crosby y -estos últimos fueron quienes le descubrieron las fotografías de Eugène Atget y las de la Nueva Visión-. El primer Cartier-Bresson resulta una compleja alquimia de estas diversas influencias.

 

Obras del Núcleo


Sevilla, España, 1933


Fotografía extraída del Album Renoir
Plata sobre gelatina, copia de 1933 realizada por
el autor
15.7 x 23.5 cm
Colección Fondation Henri Cartier-Bresson, París

 

Obras del Núcleo


George,Honingen-Huene
Henri Cartier-Bresson, Nueva York, 1935



Plata sobre gelatina
24.6 x 19.7 cm
Horst, Courtesy-Staley,Wise Gallery, NYC

 

Obras del Núcleo


Madrid, España, 1933


Plata sobre gelatina,copia de finales de los años setenta
35.8 x 23.8 cm
Colección Fondation Henri Cartier-Bresson, París

 
Fotografías de la sala
 
 
Fotografías de la sala
 
 

Ubicación del Núcleo

Sala Nacional

Primer Piso

Descarga

 
“La fotografía es un medio de interrogar al mundo y, al mismo tiempo, de interrogarse a uno mismo.”
 
- Henri Cartier-Bresson
 
Henri Cartier-Bresson; Ver es un todo; entrevistas y conversaciones 1951-1998,
Edición, Cheroux, Clement, Jones, Julie, Barcelona, ed. Gustavo Gili, 2014.